miércoles, 12 de noviembre de 2008

Síntesis de la encíclica Aeterni Patris de León XIII por S. Ramírez

El Papa León XIII publicó el 4 de agosto de 1879 la epístola encíclica sobre la restauración de la "filosofía cristiana" conforme a la doctrina de santo Tomás de Aquino Aeterni Patris. En este breve escrito se reafirma la autoridad e importancia de las enseñanzas tomistas respecto al magisterio de la Iglesia. Sin duda, este revelador documento pontificio presenta con toda claridad la necesidad de seguir los principios filosóficos del aquinate para entender con mayor profundidad los misterios que la Revelación contiene y que la teología se encarga de intentar explicar. De tal manera que tenemos la certeza de que desmarcarse de la argumentación de este Doctor de la Iglesia en lo que se refiere a la teología significa acercarse con mucha probabilidad a un error de interpretación de la Doctrina revelada por Jesucristo.

Aunque esta encíclica fue escrita hace casi 130 años, sus temas son de rabiosa actualidad para el "mundo global" de nuestro s. XXI y sus contenidos continúan estando vigentes. Por ello, quiero rescatar para tu memoria las consideraciones del filósofo escolástico más importante del s. XX, Santiago Ramínez, -miembro de la Orden de Predicadores fundada por santo Domingo Guzmán- que sintetizan magistralmente, como suele ser habitual en sus obras, las enseñanzas de esta encíclica en tres ideas princiales (cfr. S. Ramírez. Introducción a santo Tomás de Aquino. BAC Minor nº 36, Madrid, 1975, pp. 201-209):
Existe una 1) necesidad y utilidad de una filosofía sana y robusta, que pueda servir convenientemente a la fe sin menoscabo de su propia dignidad de ciencia humana.
Las causas de todos los males del mundo actual se reducen a una desviación del pensamiento, corrompido por una falsa filosofía. Para sanear las costumbres y rectificar las voluntades es preciso por sanear y vitalizar las inteligencias.
La luz de la razón natural, debidamente informada y perfeccionada por una auténtica filosofía, es un valioso refuerzo que no es justo ni prudente rechazar ni menospreciar.
Esa auténtica filosofía
a) es capaz de mostrar el camino de la verdadera fe, al preparar a la razón humana para "entender" la Revelación; b) es, además, poderosa ciencia colaboradora de la teología (encargada directamente de explicar los contenidos revelados en las Sagradas Escrituras); y c)
es defensora contra las posturas contrarias a la fe, al resistir sus ataques y pulverizando sus argumentos, porque así como esas ideologías abusan de la filosofía para ir contra la fe, así una auténtica filosofía es capaz de descubrir las debilidades de sus postulados y de rebatir sus acusaciones.
Como 2) la filosofía de santo Tomás posee eminentemente estas cualidades.
Sus obras contienen ordenadamente las enseñanzas de los Santos Padres y de los Doctores de la Iglesia que le precedieron, a las cuales enriquece considerablemente con reflexiones dotadas de eminente claridad, propias del experimentado maestro que con sencillez quiere enseñar a sus discípulos.
Su filosofía es universal, profunda, sólida y ordenada. No hay problema filosófico importante que no haya tratado con sutilidad y precisión, analizando sus partes metodológicamente y aportando una solución a la cuestión estudiada.
Su filosofía contiene en germen todas las verdades del orden natural que se van descubriendo a lo largo de los siglos.
Su filosofía suministra eficaces armas para combatir toda clase de errores, antiguos y modernos, pasados, presentes y futuros.
Su filosofía es la más sana, la más segura y la más conforme a la fe. Nadie como
santo Tomás distinguido con rotunda claridad la fe de la razón, la filosofía de la teología, la naturaleza de la gracia; pero, tampoco, nadie como él los ha sabido unir y armonizar.
Por tanto, 3) es necesario volver a la filosofía de santo Tomás de Aquino, seguirla fielmente y propagarla por todos los medios.
Así, pues, por la horna y defensa de nuestra fe, por el bien de la sociedad y por el incremento de todas las ciencias exhortamos -afirma el pontífice- que se haga todo lo posible para restablecer la áurea doctrina del aquinate y propagarla por todos los medios, responsabilidad a la que compromete especialmente a los profesores.

Fiel esta recomendación el
Instituto Santo Tomás de Balmesiana de Barcelona organiza anualmente cursos, seminarios y conferencias que exponen las enseñanzas del santo filósofo dominico.

En Barcelona, a 12 de noviembre de 2008.

3 comentarios:

Chaume dijo...

Me parece, el del Padre Ramírez, un silogismo irrefutable.

Muchos piensan que Sto Tomás se puede superar. El problema es que lo dicen sin haber leído jamás una sola página del santo doctor.

Adelante con el blog y con tu itinerario filosófico, Alfredo; procuraré seguirlo de cerca.

Jaime

Jorge Casas y Sánchez dijo...

Desde luego que soy de la misma opinión y veo que menciona algo que a mi me ha iteresado
sobremanera y es esa acertadísima mezcla de Filosofía y Teología que es peculiar en el Aquinate lo que me ha llevado a publicar en mi blog (www.formate-mejor.blogspot.com) lo que llamo "Breve curso e Filosofía Cristiana" en el que he tratado de una manera muy rudimentaria, pues no soy especialista de separar, por decirlo de algún modo, los aspectos teológico
-doctrinales, de los filosóficos.

Lo que es la intención en el blog que les menciono es escribir sobre temas diversos de la doctrina para meditar y cada entrada tiene su título y como se han ido publicando los temas del Breve Curso intercaladamente , llevan todos el mismo título y se numeran con romanos.
Jorge Casas y Sánchez.

Alfredo Alonso dijo...

Estimado Prof. D. Jorge Casas y Sánchez,

Muchas gracias por su comentario mostrándome nuestro común interés en la doctrina y persona del aquinate, itinerario seguro para profundizar en el oceánico saber hacia el que nos conduce el conocimiento filosófico y para impulsarnos hacia el infinito conocimiento teológico que la Revelación nos ofrece. Todo esfuerzo en dar a conocer el pensamiento del Doctor Angélico resulta poco para el mucho bien que proporciona para la formación del criterio de las personas que desean ser realmente libres.

He tenido oportunidad de visitar su blog, deteniéndome particularmente en algunas entradas del "Breve curso de Filosofía Cristiana". Le felicito por su ingente trabajo, y le animo a perseverar en ser punto de referencia en medio de una sociedad contemporánea dominada por el pensamiento relativista y postmodernista para la que no existen principios ni virtudes.

Hace ya unos años tuve la oportunidad de adentrarme en el estudio de la Filosofía cristiana y de exponer algunas reflexiones a propósito de ella en algunos congresos especializados. Con ocasión de un congreso dedicado a la obra "La Ciencia Española" de Marcelino Menéndez Pelayo aporté el siguiente estudio, que le ofrezco su referencia por si le sirviera en su actividad: “Filosofía cristiana tras la polémica sobre La Ciencia Española entre Menéndez Pelayo y el P. Fonseca”, R. E. Mandado Gutiérrez, G. Bolado Ochoa (Dirs.), La Ciencia Española. Estudios, RSMP, UC, Santander, 2011, pp. 179-194.

Un estudio que suelo recomendar vivamente su lectura y que a mi juicio resulta imprescindible sobre este asunto, entre otros posibles y que será muy posible que ya usted conozca, es la obra de Etienne Gilson: "Elementos de Filosofía Cristiana", Rialp, Madrid, 1969.

Agradeciéndole nuevamente su comentario y su visita por este blog, reciba un cordial saludo y mi deseo de que viva una feliz Navidad.

Alfredo Alonso